CASA CARMEN – ARTURO SORIA

El Restaurante “Casa Carmen” ubicado en el Centro Comercial Arturo Soria Plaza (Calle Arturo Soria, 126, Distrito Ciudad Lineal, 28043 Madrid), forma parte de una red de restaurantes con locales en Madrid, Barcelona, Granada, y Sevilla.

Casa Carmen se describe a sí mismo como un grupo dinámico, en continuo crecimiento, con equipo de trabajo cualificado y productos de calidad. Con una carta variada de estilo Mediterráneo ofrece alternativas tanto para amantes de la carne como para veganos.

Lo más atractivo del restaurante sin duda alguna es su decoración refinada y elegante, en la que destacan tonalidades monocromáticas en la que puntualmente se percibirán leves toques de color en tonalidades purpura, verde y roble. Con una iluminación blanca focalizada que trasmite pulcritud y distinción en mesa y a la vez crea un ambiente reservado en el resto del local, es justo destacar que el restaurante está distribuido en varias plantas, lo cual permite un aforo enorme de comensales, en l última planta e encuentra la terraza, esta con un ambiente aunque refinado un poco más desenfadado que el resto, este espacio cuenta con una fuente de agua e iluminación más colorida que lo convierte en el espacio más fresco del restaurante.

En la carta apostamos por el Risotto de boletus trufado, las verduras a la plancha con queso de cabra, el solomillo de ternera a la plancha y su guarnición, y el stake tartar; aun cuando la buena calidad del producto es evidente, la experiencia se vio altamente afectada al recibir todos los platillos fríos – incluso el solomillo – , en el Risotto se distinguían claramente los sabores trufados, no obstante adicional al hecho de que el platillo estaba frio, el grano no estaba correctamente cocido; el solomillo destruido al llegar frío y sin toque de sal acompañado por patatas a gajos igualmente frías, por la naturaleza del platillo el stake tartar no se vio afectado por estar frio, en este se pudo disfrutar a plenitud todos los elementos, el tartar contó con una correcta presentación, una porción adecuada y un gusto sutil y armónico, las verduras a la plancha frías, pero con una presentación apetecible, una más que apropiada porción de queso cabra (que se valora altamente) bañado por una salsa de reducción de vinagre balsámico. En relación a la bebida apostamos por una botella de vino “Marieta”, un vino blanco joven, fresco y con toques cítricos.

En lo que respecta a la atención y personal, muy a mi pesar, debo admitir que dejó muchísimo que desear, la atención fue ridículamente lenta y descortés, al solicitar recomendaciones en cuanto al vino o comida recibimos respuestas como “ahí está la carta”, al comentar que los platillos tardaron mucho y estaban fríos con muy mala actitud nos respondieron que entonces se los llevarían para calentarlos, es de común conocimiento que el trabajar en el área de la restauración y estar de cara al cliente es un trabajo extenuante e infravalorado, no obstante este tipo de conductas como las mencionadas no hacen ningún tipo de justicia al gremio ni al restaurante en sí mismo, que aun cuando cuenta con instalaciones maravillosas, una buena carta y buenos productos, la experiencia del comensal se ve totalmente arruinada por la atención recibida.

Lo bueno!, pasando página con los platillos nos atrevimos con los postres, un carrot cake con espuma de coco y helado de yogur, un volcán de queso manchego sobre tierra de frutos secos, arándanos, caramelo y helado de mora, y las texturas de chocolate (salsa de chocolate blanco, brownie, helado de chocolate negro y crumble de cacao), faltan adjetivos para calificarlos positivamente, estaban increíbles, el favorito sin lugar a dudas el volcán de queso manchego por su forma tan sutil e increíble de armonizar texturas y sabores tan fuertes y distintos en un mismo platillo, simplemente increíble. Afortunadamente la noche cerró muy bien.

Precio, en líneas generales no es un lugar ni excesivamente costoso ni tampoco económico, los entrantes tienen precios que oscilan entre 5€ a 11€, lo platillos varían de 7€ a 17€, los postres de 4€ a 6€, y la botella de vino unos 15€, refrescos por 2,40€ y el agua a 1,60€.

Casa Carmen es un lugar recomendable para ir a por unas copas y un entrante o un postre con amigos o tu pareja, para comer o cenar hay muchísimos lugares con precios similares o hasta más económicos con mejor servicio.

Datos de “Casa Carmen”

Risotto

E

fachada

stake tartar

Vegetales

Solomillo y su guarnición

Menú - Carta

Postre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s